Datos “ciertos” y datos “falsos”… en Patologías de Construcción

Publicado por pame en

No creerías la cantidad de datos irrelevantes o “falsos” que pueden tomarse e incluirse para hacer un Diagnóstico de fallas de construcción (grietas, fisuras,  manchas, etc).

El principal motivo de esto es que en torno a cada problema de Patologías de Construcción (PdeC) siempre estamos las personas en diferentes roles: cliente, sus parientes o amigos, colegas , inquilino, consorcio, contratista, etc., etc. y tal como dicta la naturaleza humana cada uno tendrá su personal percepción del problema o lo que podríamos llamar “su verdad” al respecto.

Dependiendo de su “relación” con la falla en cuestión “la verdad” de cada uno va cambiando y claro… ¡también los datos que aporta al respecto del problema!

 

Adonde nos lleva esto?

Si tenemos en cuenta la vital importancia de la información “cierta” sobre un caso de PdeC para hacer un diagnóstico acertado y a eso le agregamos que no podemos fiarnos de los datos que aportan las personas entorno al problema… la situación resulta generalmente en un verdadero “mar de dudas”, con información errónea, con datos totalmente inútiles, con otros válidos, etc, etc  y todo esto se dará  “bien revuelto”

Como profesionales debemos reconocer y aceptar las “dudas razonables” sobre cualquier análisis pero agregar datos de “relativa veracidad” o directamente “falsos” es algo muy perjudicial y que debemos evitar por todos los medios posibles.

Es por esto que una de las recomendaciones de “buenas prácticas” más definidas y  que más surge, durante los entrenamientos en Observación de PdeC en el Taller de Patologías, es que siempre hay que considerar primero que  cada persona aportará datos según “su verdad”, que es relativa y puede no ser “cierta” ,  y de ahí en más evaluar para seguir.

 

Qué hacer entonces?

Sugerimos trabajar sobre dos puntos clave para evitar los datos “falsos”, que en nuestra experiencia aplicándolos dan muy buen resultado: atención y filtro

Atención a lo que corresponde: la edificación

Para poder enfocar nuestro análisis en lo que le ocurre a la edificación que es el verdadero y único “objeto de análisis”.  Y no en lo que las personas “creen saber”, “necesitan opinar” sobre la falla en cuestión o “les ha causado” y “han padecido” desde que esa falla apareció en su vida…

Aunque suene lógico y de buen criterio, muchas veces la “circunstancia” del caso, al respecto de las personas involucradas hacen difícil tenerlo en cuenta para emprender un diagnóstico.

Se pone atención en las personas y lo que dicen, y no en la edificación y la evidencia que aporta.

Tener bien orientada la atención a la edificación es muy efectivo, aclara la situación y es la base para aplicar la segunda clave, que es tan importante como esta

Filtrar todo lo que se escucha

Independientemente de la cortesía y respeto necesarios para tratar a las personas en torno al caso, es crítico que logremos “filtrar” la información que nos aportan y hacerlo con atención en la edificación.

Cada dato puede ser verificado (en lo privado de tu mente, por supuesto) y decidir cuánto de cierto y relevante es para lograr el diagnóstico.

En general  lo que se refiera a “cómo se siente” la persona que da el dato o de qué manera “se afecta” con algún aspecto del problema, es conveniente que sea tomado “con pinzas”.

Si valorás cuestiones que no están estrictamente relacionadas a la edificación para diagnosticar, eso  te impide valorar otras que si son importantes, por ejemplo, si escuchás sobre un intento de reparación:

“… el albañil que hizo esto,  lo hizo sin saber y mal…”  

                                                                       según aporta el propietario

El “dato cierto” en este caso será la edad de la reparación, duración de la reparación, técnica empleada, materiales usados, etc. Es decir, buscar que hay “en la edificación” como evidencia y no el parecer de quien lógicamente se “siente frustrado” con el resultado.

 

Como conseguir “datos ciertos”

Primero necesitamos ponernos de acuerdo en que es un “dato cierto” en contexto de lo que venimos tratando:

“es información sobre hechos de la realidad

de los cuales es posible obtener evidencia”

Muy bien, pero… como obtenerlo si cada persona que podría ser testigo dará “su verdad”, que es relativa y puede no ser cierta ??? La respuesta es más sencilla de lo que podrías imaginar

“toda la información necesaria está delante de tus ojos”

Ya sea en propia lesión (mancha, grieta, etc) como en la edificación.

Pero no vamos a entrar en el “facilismos”…   para poder detectarla se necesita un procedimiento ordenado con parámetros de observación bien definidos y completos, o sea un  Método (pasos) y Sistema (reglas y parámetros) que te permita encontrar en las fallas esa evidencia necesaria para hacer un diagnóstico sobre “datos ciertos” al observar cada una.

Esto lo podés crear vos a fuerza de estudio y aplicación a lo largo del tiempo, e ir depurando el conocimiento para usarlo, cada vez de manera más eficaz. O podés aprender un Método y Sistema que está definido, probado y funciona.

Nosotros creamos Arquimetodo y lo recomendamos por 4 motivos:

es el único método y sistema de diagnostico

Incorpora, verifica y confirma sistemáticamente  la información suficiente y necesaria para definir el diagnostico. Definiendo un proceso paso a paso a la vez que detalla todos los datos para obtener un diagnóstico preciso y fundamentado.

ya probamos que funciona

Durante años de investigación y en base a más de 35 años de aplicación

los profesionales que lo han aprendido opinan que es una herramienta realmente efectiva

lo compartimos, está disponible para que lo aprendas en el Taller de Patologías

 

“Buenas prácticas” no solo en Diagnóstico

El potencial de saber todo lo que acá te contamos sobre atención y filtro va mucho más allá de tener que hacer un diagnóstico de PdeC que tal vez no sea una solicitud tan frecuente en tu trabajo (aunque estaremos de acuerdo que las PdeC están por todos lados!!!)

Cuando llega un nuevo pedido de proyecto o de ejecución para una obra nueva o una ampliación, una reforma… (bienvenido!! en primer lugar) y tener presente las claves de “atención y  filtro” te va a permitir ordenarte para responder de la mejor manera al pedido.

Y lo mejor…

Esta “buena práctica” de atención y filtro en tu ejercicio profesional aporta justamente eso, “profesionalidad” a tu trabajo.

Te acerca a la precisión y el bien hacer, a la vez que te aleja de la “opinología express” tan común en nuestra cultura y que no ayuda a forjar una profesión efectiva y satisfactoria para vos y tus clientes.

 

Esperamos que esta información te sea útil en adelante y sería buenísimo que nos cuentes como te fue.

 

 

 


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *